Josh Medina, el imitador de las mil voces que cautivó a los jurados de ‘Yo me llamo’

El cantante llamó la atención de Amparo Grisales, Yeison Jiménez y César Escola en la primera presentación del ‘reality’

Josh Medina o como él mismo se hace llamar ante el público que lo escucha, El chamo de las mil voces, es un artista venezolano que salió de su país por cuenta de la crisis política y económica que vive. Radicado en la ciudad de Medellín, el imitador sorprendió a los jurados con la interpretación de siete diferentes voces entre las que se encuentran Ana Gabriel, Vicente Fernández, Eros Ramazoti, Juan Gabriel, Nacho, entre otros.

“Yo me llamo, como ustedes quieran”, con estas palabras, abrió su presentación en el ‘reality’ que busca al doble perfecto de su artista favorito, que en esta temporada trae como premio la suma de $1.200 millones de pesos.

El imitador obtuvo el pase directo a la escuela, ya que por el talento que demostró en su presentación, los jurados no dudaron en ponerse de pie para aplaudirlo y dar su voto positivo de manera unánime. Ante la respuesta de Amparo, César y Yeison, el artista rompió en llanto porque no podía creer lo que estaba ocurriendo.

“Eres impresionante, de dónde sacaste ese talento. Todos los que hiciste, los hiciste a la perfección, lo captamos inmediatamente. Tienes un talento impresionante, yo te doy un mil veces verde pero esto es un caso único para nosotros, llevarlo a la escuela y hablar con los profesores porque no sabemos cómo manejarlo”, apuntó Amparo Grisales.

Por su parte, César Escola mencionó que era la primera vez que escuchaban a un personaje como él’: “Es la primera vez que se presenta alguien en una temporada de Yo me llamo con tantas voces a la vez”.

Al salir de escenario, Josh Medina solamente atinó a agradecerle a Dios la posibilidad de haber pasado al programa.

Cabe destacar que, esta no es la primera vez que el imitador se presenta al ‘reality’ musical del doble perfecto, en 2018 participó frente a Pipe Bueno, Amparo Grisales y César Escola, representando a Nacho, ya que el sentía que era el artista quien podría valorar su trabajo imitándolo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *